Chefchaouen: la perla azul de Marruecos

Chefchaouen, Chaouen o Xauen es una localidad del noreste de Marruecos situada en las estribaciones del Rif y a pocos kilómetros de la ciudad de Tetuán.

Cuenta con una población de 45.000 habitantes dedicados en su mayoría a la agricultura, ganadería y, en estos últimos años, al turismo.
Nosotros llegamos a Chefchaouen procedentes de Tánger en apenas dos horas por carretera. Nuestro conductor, facilitado por el organizador de este maravilloso viaje, la empresa FRS, nos recoge a primera hora en nuestro hotel para poder disfrutar de la ciudad el mayor tiempo posible. El viaje no se hace pesado y la verdad es que cuando nos quisimos dar cuenta, ya habíamos llegado.

Chefchaouen es uno de los destinos más conocidos y solicitados de Marruecos en los últimos años y, sinceramente, una vez que estás allí, entiendes el por qué.

La ciudad te enamora en cuanto pones un pie en ella. No sólo es por el color azul añil de sus edificios y calles, es porque tiene algo especial.

La mejor forma de disfrutar de Chefchaouen es dejarse llevar por ella, por sus  ritmos, por sus colores. Pasear por sus empinadas calles y animadas plazas te harán descubrir lugares únicos y de ensueño. Sin lugar a dudas, ésta es la mejor forma de conocer la ciudad.

Si te gusta la fotografía como a nosotros, estás en el lugar ideal. Cada esquina, cada callejuela es digna de quedar plasmada para la eternidad por una cámara.

Es realmente mágico pasear por sus empedradas calles escuchando los juegos de los niños, los rebuznos de los burros, el canto del muecín llamando a los fieles a la oración… Chefchaouen te transporta en el tiempo y deseas pasear más y más.

La plaza Utta el Hammam, con su Kasbah, su mezquita y el foundouk, es el corazón de la ciudad. Es un lugar que rebosa vida vayas a la hora que vayas y un lugar ideal para tomar un delicioso té a la menta y contemplar el ir y venir deChaouen 9 sus habitantes. De aquí parten todas la calles que te llevarán a los mejores lugares de la ciudad.

Uno poco más adelante, se encuentra la Plaza de Makhzen con el Hotel Parador y un parking público, desde donde se puede tomar un callejón que sale hacía el noreste a Bab el-Ansar y la fuente Ras el-Maa, uno de los lugares más bonitos de Chefchaouen.
Se puede bajar al lado del riachuelo y ver cómo las mujeres hacen la colada y cómo funcionan todavía los molinos de agua. Este precioso camino nos lleva al Rif Sebbanin, el barrio de los lavaderos, con la Plaza de Sebbanin y su impresionante mezquita del siglo XV.

La artesanía de Chefchaouen y de toda su provincia es uno de los componentes más importantes de la cultura de la zona. Si eres adicto a las compras y a los recuerdos de tus viajes, nosotros lo somos, en la Medina encontrarás todo lo que desees: cuero, telas, alfombras, madera tallada,… Es una locura!!!

Chaouen 7

A la hora de comer no tendrás problema para elegir un lugar ya que hay infinidad de ellos. Nosotros te podemos aconsejar el restaurante Tissemlal de Casa Hassan que es donde comimos y la verdad es que nos encantó. En nuestro artículo sobre la cocina marroquí puedes ver alguno de los manjares de los que disfrutamos. La comida en Marruecos es una auténtica delicia y una de las mejores del mundo.

La próxima vez que vengamos nos quedaremos a dormir para disfrutar más de este impresionante lugar. Nos quedamos con ganas de más Chefchaouen.

Chaouen 10