Cuarta etapa de #Travel2Morocco

La cuarta y última etapa de mi viaje por el desierto de Marruecos nos va a llevar desde Mhamid a Agdz.

Travel2Morocco 40

Después de pasar una de las noches más mágicas de mi vida en el Sahara, me levanto pronto para ver amanecer. Si la noche anterior disfrutaba de un maravilloso cielo estrellado y un entorno de ensueño, la mañana de hoy me tenía preparada otra “orgía” de sentimientos y sensaciones.
De nuevo me quedo hipnotizado con el silencio y el maravilloso mar de arena que me rodea. Es una experiencia única e irrepetible.

Después de una buena ducha para quitarme de encima los kilos de arena que el viento ha depositado en cada milímetro de mi cuerpo y de un reconfortante desayuno, recojo mi mochila y nos ponemos en marcha rumbo a Agdz.

Hassan vuelve a hacernos disfrutar del desierto con su conducción atrevida pero más que controlada. La próxima vez que vaya, le pediré que me deje tomar el mando del volante un rato a ver qué tal se me da…

Volvemos a coger la misma carretera por la que hace 2 días llegamos hasta aquí. Y volvemos a disfrutar del maravilloso paisaje que nos regala nuestra ruta. El río Draa y su majestuoso palmeral nos acompañan por el camino.

Paramos en Zagora para comer algo. La temperatura alcanza los 40C y el calor es sofocante. Bien resguardados a la sobra de unos toldos, nos comemos un impresionante bocadillo de merguez. Las merguez son unas salchichas rojas bien especiadas que me vuelven loco. En un plato con ensalada y patatas están buenísimas, pero en bocadillo… todo un manjar !!! No dejes de probarlas cuando vengas, te encantarán.

Ponemos ya rumbo a lo que va a ser nuestra meta en el día de hoy en nuestro regreso hacia Marrakech.

Agdz, como tal, poco tiene que ofrecer pero allí nos esperaba una de las visitas más espectaculares del viaje. El impresionante Ksar de Tamnougalt. Una joya del sur de Marruecos.

La entrada cuesta 20DH.

El Ksar de Tamnougalt, constituye un  ejemplo inigualable de emplazamiento tradicional y en la actualidad está parcialmente habitado.

Desde el año 1996 se están llevando a cabo trabajos de rehabilitación para devolver al lugar el esplendor que tuvo en sus días. Dichos trabajos, y esto me hizo especial ilusión, están siendo financiados por la Consejería de la Presidencia de la Junta de Andalucía y por el CERKAS, que es la institución que depende del Ministerio de Asuntos Culturales de Marruecos.

Y después de esta sorprendente y grata visita, nos dirigimos a nuestro alojamiento para esta noche. “Chez Yacob” se encuentra a escasos metros de la entrada principal de la kasba. Es una casa tradicional rehabilitada con mucho gusto y respetando la arquitectura típica de la zona.

Es una alojamiento que también te puedo recomendar sin miedo a equivocarme. Es precioso y se come de maravilla.

La terraza que tiene es un auténtico lujo y las vistas, alucinantes.
Y este es el fin de otro gran día de mi viaje por el sur de Marruecos. Mañana regresamos ya a Marrakech.