Sevilla Escondida I

Sin lugar a dudas, para nosotros, Sevilla es una de las ciudades más bonitas del mundo. Reúne todas esas cosas que buscas en un destino cuando planeas un viaje: arte, cultura, gastronomía, clima,… Es un auténtico paraíso para el turista. Más no se puede pedir a un destino, a una ciudad.

Mira que hemos estado veces en Sevilla pero, gracias a nuestros amigos de SevillaMía Tours, hemos podido descubrir una Sevilla Escondida. Es decir, la Sevilla menos turística y la que está fuera de las rutas ya establecidas de la ciudad. Sitios espectaculares que pasan desapercibidos si no vas con gente que los conozca y te los enseñe.

Te vamos a detallar los lugares más curiosos de nuestra ruta para que cuando vayas a Sevilla puedas descubrirlos igual que hemos hecho nosotros. Toma buena nota porque te va a encantar.

1. Puerta del perdón (Catedral) y vítores

Sevilla 4La puerta más antigua de la catedral es nuestro punto de partida. Y es la puerta más antigua porque ya formaba parte de la antigua mezquita mayor que se asentaba en este mismo lugar.

En 1522 se puso el retablo que actualmente se puede ver de la expulsión de los mercaderes del templo para así disuadir a los vendedores que hacían sus negocios en las gradas de la catedral.

En el año 1565 se empezaron a colocar las cadenas que hay en el exterior para así delimitar la jurisdicción de la iglesia.

Sevilla 5Y algo que no puedes dejar de hacer cuando estés aquí es fijarte bien en la escultura que hay de San Pablo. Se dice que si encuentras la tercera mano que tiene…te casarás pronto!! Y si lo estás? Pues no sabemos…

La puerta es realmente espectacular. Es de cedro recubierta de bronce con las inscripciones en caracteres cúficos, que es el estilo de caligrafía árabe más antiguo que existe, “el poder es de alá” y “la eternidad es de alá”.

Esta parte de la catedral ha sido limpiada para intentar devolverla el esplendor que tuvo en su día. Hay gente a la que le gusta el blanco con el que ha quedado y hay gente, como nosotros, a los que nos parece un poco “demasiado limpio”.

Esta limpieza ha hecho que aparezcan unas curiosas inscripciones en color rojo que se ven a simple vista y se leen perfectamente.

Están compuestas por enormes letras, números e incluso símbolos. También se pueden ver nombres de personas que, por lo visto, quisieron dejar su nombre escrito para la posteridad. Y la verdad es que lo han conseguido.

Dos de los nombres que se pueden leer con claridad son D. Alonso García y D. Melchor.

Sevilla 6

A estas escrituras se las conoce como vítores y el nombre viene del símbolo que puedes ver en el centro de la foto. Este símbolo recibe el nombre de vítor y se usaba antiguamente en Sevilla por los estudiantes cuando finalizaban sus estudios. Lo hacían a modo de conmemoración.

2. Casa de los Kreybig y de los Arias Correa

Situadas también en la calle Alemanes, justo frente a la Puerta del Perdón y a los vítores.

En los soportales de lo que era la casa de los Kreybig podemos ver una viga en el techo con la inscripción “Soi de Kreybig”.

Se tiene constancia de que aquí trabajó Antonio Creiving en el siglo XVIII regentando una tienda de cristal de Bohemia.

En 1982 alguien preguntó en la sección “Casco Antiguo” del ABC por el origen de esta inscripción. Contestaron que la realizó un estudiante alemán que había cursado sus estudios en la ciudad. Pero cuál fue la sorpresa de todos cuando la Hermandad del Santo Entierro enseñó un recibo del sigo XIX de la compra de una lámpara en la tienda de Antonio Creiving. Desde entonces ya se conoce el origen real de la viga.

Sevilla 7

En su momento la viga se encontraba colocada en la fachada de la tienda a modo de rótulo, no en el techo como está en la actualidad.

Lo que es tremendamente extraño es que después de tantos años y de tantas remodelaciones que se han hecho en el edificio y en la calle, aún se encuentre ahí.

Pocos metros más adelante encontramos otra curiosidad en nuestra ruta por la Sevilla Escondida. Se trata de la casa de Arias Correa.

El comercio con América en el S. XVI  trajo a Sevilla mucha riqueza y la convirtió en una de las ciudades más prósperas del mundo llegando a alcanzar los 120.000 habitantes. Una auténtica barbaridad para la época.

Parece ser que Arias Correa fue un importante tratante de esclavos de la época que tuvo su casa aquí. Hoy podemos ver aún, en una de las columnas del soportal, la inscripción ” ARIAS CORREA LABRO ESTA SU CASA ANO 1591″ en uno de sus capiteles.

Sevilla 8

3. Parte inferior de la Giralda

Una vez más nos quedamos asombrados. Con la cantidad de veces que hemos pasado por aquí y no teníamos ni idea de esto…

En la parte inferior de la torre se pueden apreciar dos lápidas funerarias romanas que datan del siglo II. Están justo en la base de la Giralda. Una en cada cara.